LUBINA

Datos de interés y hábitat

La lubina (Dicentrarchus labrax), de la familia Moronidae, es un pez de cuerpo alargado, poco comprimido y esbelto. Boca grande con la mandíbula inferior algo prominente. De color gris plateado en el dorso, más claro en los flancos y blanco en el vientre, con una mancha oscura característica en el borde superior del opérculo. Su longevidad se estima en unos 15 años, aunque en el Mediterráneo suele ser más corta. Talla media de 40 a 65 centímetros, máxima 1 metro, excepcionalmente algo mayor. Peso medio de 5 a 7 kilos, pudiendo ocasionalmente llegar hasta los 10 o 12 Kg. Especie que vive sobre todo tipo de fondos en la zona litoral, desde zonas superficiales hasta profundidades de unos 100 m. Es una especie eurihalina (pueden vivir en ambientes con un amplio margen de salinidad) y euritérmica (amplios rangos de temperatura, 5-28º C). Habitan Costas rocosas y arenales, bocanas de los puertos, zonas de estuarios y deltas en aguas salobres, pudiendo encontrarse ocasionalmente en ríos. Se distribuye por todo el Mediterráneo, Mar Negro y Atlántico nororiental (desde las costas de Noruega a las de Senegal).

Valoración nutricional

La lubina es uno de los pescados blancos más magros, dado que apenas aporta 1,3 g de grasa por 100 g de carne. A esto se une su elevado contenido en proteínas de alto valor biológico, así como en vitaminas y minerales. Por ello, se considera un alimento muy nutritivo que si se cocina de manera sencilla, puede formar parte habitual de las dietas hipocalóricas. Además su carne proporciona un aporte interesante en ácidos grasos omega 3, también contiene un aporte significativo de minerales como el fosforo, el selenio; y en menor medida potasio, magnesio y hierro. Entre las vitaminas que contiene hay que resaltar las del grupo B (cobalamina y niacina). En general, las vitaminas del grupo B permiten el aprovechamiento de los nutrientes energéticos (hidratos de carbono, grasas y proteínas) e intervienen en numerosos procesos de gran importancia funcional como la formación de hormonas sexuales, la síntesis de material genético y el funcionamiento del sistema nervios.